Apnea del sueño - un compañero astuto – Coperta Ponderata Balance
Consegna a €0,00 | Politica di restituzione di 100 giorni | Garanzia di sonno migliorato SCOPRI DI PIÙ

Apnea del sueño - un compañero astuto


 L'apnée du sommeil - un compagnon rusé

Aunque el nombre de la enfermedad suena muy grave, los síntomas a menudo se ignoran y se asocian con problemas completamente diferentes. La apnea del sueño es una combinación de síntomas que ocurren durante el día y la noche, como la constante sensación de agotamiento, dolores de cabeza matutinos, pérdida de memoria, confusión y ronquidos. Estudios recientes han demostrado que la apnea del sueño no tratada puede tener graves consecuencias para la salud y la vida. ¿Cuáles son las causas de los problemas respiratorios durante el sueño? ¿Cómo afrontarlo para prevenir problemas de salud?

 

Obesidad mórbida

El síndrome de apnea del sueño o SAS se define como episodios repetitivos de bloqueo de la tráquea superior durante el sueño, lo que resulta en apnea y respiración superficial. Su incidencia aumenta con la persistencia de problemas de obesidad en la población, que es uno de los principales factores de riesgo de esta enfermedad. Aproximadamente el 80% de las personas obesas padecen SAS al mismo tiempo; El 70% de ellos padece una forma más aguda de la enfermedad. No es de extrañar que la apnea del sueño paralizante afecte hasta a 18 millones de estadounidenses adultos, entre los cuales la obesidad es un problema común. La acumulación excesiva de grasa corporal alrededor del cuello afecta especialmente al desarrollo de la enfermedad. No es una coincidencia. Los músculos que controlan las vías respiratorias superiores se relajan durante el sueño. La reducción de la actividad muscular da como resultado un paladar blando y una lengua flácida, lo que a su vez provoca el estrechamiento de las vías respiratorias. Algunas personas comienzan a roncar. Los problemas respiratorios ocurren cuando hay un estrechamiento excesivo de las vías respiratorias, cuya obstrucción completa provoca una breve pausa en la respiración, lo que se denomina síndrome de apnea del sueño. En la práctica, hay una sensación de asfixia seguida por el despertar y la recuperación de las acciones respiratorias. Las personas que padecen esta enfermedad no suelen recordar las fases de la apnea. Estas paradas respiratorias duran unos segundos y pueden ocurrir varios cientos de veces en el transcurso de una noche. Es obvio que tales situaciones tienen consecuencias desastrosas para el cerebro y todo el cuerpo.

 

Diagnostico y tratamiento

El síntoma más común informado por los pacientes con problemas respiratorios nocturnos es un aumento de la somnolencia diurna. En su forma leve, SAS se manifiesta en las actividades diarias, como mirar televisión o leer. En casos extremos, los pacientes con expresión de enfermedad grave se duermen mientras comen, hablan, trabajan o incluso conducen. También hay informes sobre la relación entre los trastornos respiratorios nocturnos, la depresión de las articulaciones y la reducción de la libido. Afortunadamente, existe una variedad de estrategias para lidiar con el síndrome de apnea del sueño, especialmente en casos no críticos, así como para el uso de medidas preventivas. Reducir el peso corporal y mantener un IMC saludable se encuentran entre las recomendaciones comunes. Los pacientes con SAS también deben observar una buena higiene del sueño. Debido a los efectos gravitacionales, se recomienda dormir de lado, ya que la apnea es significativamente más común cuando se está acostado. Para lograr una comodidad adecuada para dormir, es útil utilizar mantas sensoriales. Gracias a su relleno más pesado (sin plumas), tienen un efecto calmante y antiestrés. También pueden mejorar las funciones del sistema respiratorio. No se recomienda el alcohol antes de acostarse porque reduce la actividad del nervio hipogloso y aumenta la frecuencia y duración de la apnea. Las medidas preventivas también incluyen dejar de fumar. La terapia típica para la apnea del sueño consiste en producir una presión positiva constante en las vías respiratorias mediante un dispositivo especial (CPAP).

El síndrome de apnea del sueño es una afección que se desarrolla gradualmente y que a menudo se subestima y no se toma en serio sin un diagnóstico preciso debido a una amplia gama de síntomas. Recordemos que la detección precoz del síndrome de apnea del sueño y la introducción inmediata de la terapia pueden evitar complicaciones y el deterioro de la calidad de vida cotidiana.